harmonious free wordpress blog theme
Garrincha, la alegría del pueblo

Garrincha, la alegría del pueblo

El fútbol tuvo y aún tiene a muchos malabaristas con la pelota. Uno de ellos fue el brasileño Manuel Francisco dos Santos, conocido como Garrincha, para muchos el mejor gambeteador de la historia.

El escritor y periodista uruguayo Eduardo?Galeano escribió sobre Garrincha: “Nadie en la historia del fútbol hizo feliz a tanta gente como él”.

El hábil jugador brasileño participó en tres mundiales luciendo la camiseta de Brasil, en dos, Suecia 58 y Chile 62, se coronó campeón.

Fue bautizado como la “alegría del pueblo” por la magia que mostraba en las canchas donde se presentaba, jugaba para divertirse y para hacer felices a los espectadores.

También era el “ángel de las piernas torcidas”, porque las tenía 80 grados hacia adentro y la derecha era seis centímetros más larga que la izquierda. A poco de haber nacido los médicos le dijeron a su madre que incluso no llegaría a caminar.

No fue así. Desde pequeño, Manuel Francisco dos Santos no solo caminaba, sino que ya pisaba la pelota, amagaba con ella a sus rivales una y otra vez, desbordaba por derecha y también hacía goles.

El sobrenombre de Garrincha fue idea de su hermana mayor. La deformidad física le hacía recordar a un pájaro tropical del Mato Grosso de piernas torcidas muy veloz, aunque torpe a la vez.

La calidad técnica lo llevó al Botafogo de Río de Janeiro. Cerca del Mundial de 1958 para todos era pieza fija en la selección menos para el psicólogo Joao de Carvalahes, quien decía que Garrincha “era débil mentalmente, no apto para desenvolverse en un juego de conjunto”. En un test hizo 38 puntos cuando los requeridos eran 123.   

Garrincha con la selección en la Copa de 1966. Foto: CBF

Ese puntaje respaldaba la versión del psicólogo, pero los futbolistas se impusieron y Garrincha entró en la nómina.

Nilton?Santos, llamado La Enciclopedia, uno de los mejores zagueros de la época y referente de la selección, metió presión para que se dejaran sin efecto las pruebas psicológicas y le dijo al entrenador que Garrincha debía estar sí o sí en la canarinha.

Son varias las anécdotas que tuvo en el plantel.?Cuentan que en una gira europea previa al Mundial de Suecia le dijeron que iban a viajar por países donde no se hablaba portugués y Garrincha, ingenuo como pocos, se compró un loro. El entrenador le preguntó: “¿Para qué te compras un loro?” y Garrincha respondió: “Me han dicho que adónde vamos no hablan brasileño, ¿con quién voy a hablar?”.

Durante el torneo adquirió una radio. El masajista Mario Américo le cuestionó: “Para qué compraste una radio si todos hablan sueco”; el delantero se enojó  porque pensó que le habían estafado y la vendió en la mitad de lo que había comprado.

Brilló más en el Mundial de Chile 62. Pelé se lesionó y el atacante del Botafogo fue el líder del grupo y apoyó la obtención del segundo título mundial para Brasil.

El día de la final ante Checoslovaquia interrumpió la charla técnica del entrenador brasileño Aymore Moreira para realizar una pregunta: “¿Hoy es la final?”. Cuando le respondieron afirmativamente, Garrincha admitió entre risas: “Ah, con razón hay tanta gente” y después del partido lanzó la frase “tan rápido acaba si falta la segunda rueda”.

Garrincha (Magé, Río de Janeiro, el 28 de octubre de 1933) hizo miles de gambetas en la cancha, pero no pudo zafarse del alcohol. Murió de cirrosis hepática a los 49 años, el 21 de enero de 1983.

Su velatorio fue en el estadio Maracaná, y su ataúd fue cubierto con una bandera del club que lo vio brillar, el Botafogo.

En su lápida dice: “Aquí descansa en paz el hombre que fue la alegría del pueblo: Mané Garrincha”.

DESTACADO DEL DÍA

minimalist free ecommerce wordpress theme

Apple reúne estrellas para su salto a la televisión

Revolucionó las computadoras y cambió las reglas de la telefonía móvil, pero ahora Apple se prep...

Comentarios